La impresión 3D es una de las grandes tendencias de los últimos años en el terreno tecnológico.

Entre los usos que tenemos se encuentran:

Impresión de partes del cuerpo humano: 

Se han logrado imprimir partes del cuerpo humano del tamaño preciso que necesita el paciente, hechas de un material compatible con el tejido orgánico en caso de necesitarse el reemplazo de ciertos órganos dañados.

Desde “férulas” o la versión moderna de la férula, una tráquea artificial, prótesis, hasta el pico del tucán Grecia en nuestro país, se han realizado en impresión 3D.

Moda y Joyería: 

Dita Von Teese lució el primer vestido hecho a medida en impresión 3D, con un diseño futurista que además  se inspiró en la sucesión matemática de Fibbonaci para llevar el reto a otro nivel.

Odontología 

Un terreno fértil para la impresión 3d es la odontología y las ciencias médicas en general, la personalización de las piezas como prótesis dentales, la facilidad para generar moldes y rediseños en tiempo récord le dan un alto nivel de uso a la impresión en este ámbito.

Decoración, juguetería, otros

Evidentemente la decoración así como la creación de figuras decorativas ha sido uno de los primeros y más difundidos usos de la impresión 3D.